El moldeamiento de la conducta verbal

* La conducta verbal puede ser controlada por reglas o controlada por contingencias. Cuando las reglas que especifican las respuestas apropiadas son moldeadas (gobernadas por contingencias), resultan más efectivas que las reglas que meramente describen las contingencias relevantes. Moldear lo que la gente dice acerca de lo que hace parece ser una forma más efectiva de cambiar su conducta que, incluso, si se moldea la conducta directamente y, desde luego, que si se dan las instrucciones para que se haga.

El moldeamiento de la conducta verbal es una potente técnica de cambio de la conducta y proporciona gran apoyo a los objetivos de las terapias psicológicas. Si los eventos verbales se relacionan funcionalmente con eventos conductuales y clínicamente importantes en los ambientes actuales y previos de una persona, se concluye que el conocimiento de las relaciones de equivalencia podría ayudar al terapeuta y al cliente a predecir e influir sobre resultados comportamentales importantes. Resumiendo lo anterior en dos argumentos: primero, en las situaciones clínicas es más fácil moldear lo que dice el cliente que lo que hace. Segundo, la conducta verbal del cliente (dichas las cosas en sus propias palabras) moldeada por el terapeuta, puede corresponderse mejor con el comportamiento a que se refiere el sujeto que la conducta instruida o informada desde el terapeuta.

Este planteamiento respecto a la conducta verbal es el que siguen todas las terapias desarrolladas en el marco del enfoque contextual; éstas conciben el proceso terapéutico como un proceso dialéctico, en el que la marcha del mismo es una función de las contingencias habidas en cada momento en un marco de actuación abierto que permite que ciertas formas de comportamiento del cliente queden seleccionadas por las contingencias generadas por el terapeuta. Por ello, el objetivo es determinar el contexto en el que ciertos eventos privados están asociados con respuestas manifiestas para luego cambiar ese contexto, ya sea a través del manejo directo de las contingencias que mantienen la clase operante, o bien sea por medio de diferentes estrategias (fórmulas verbales, sobre todo metáforas) que colocan la relación antigua en un nuevo marco o contexto verbal que, si realmente es distinto, debe alterar la función de relación previa entre los comportamientos.

Monica María Novoa Gómez, M.A., (2004).
 

Entradas populares