Registro tipo B: ocurrencia por oportunidad.


Se registra la conducta cada vez que ocurre. En este caso se le da al sujeto la “oportunidad” de que responda, presentando un estímulo ante el cual debe actuar; el estímulo puede ser una serie de instrucciones o la simple respuesta de un modelo. En cada caso se precisa el tiempo máximo que puede transcurrir entre el estímulo del instructor y la respuesta del sujeto (latencia), y se definen las categorías a registrar delimitando la forma en que debe actuar el sujeto para que su respuesta se anote como correcta.

Usos y limitaciones. Es un registro sencillo y apropiado para medir respuestas claramente definidas ante condiciones específicas. La conducta a registrar debe ser relativamente corta.

Este registro tiene la desventaja de que no toma en cuenta las aproximaciones a la respuesta correcta, sino dos instancias, correcta o incorrecta.


Tampoco tiene en cuenta la duración de la conducta. Sólo se puede registrar una sola categoría de un sujeto en una determinada situación.


Modelo del protocolo para registrar, parte 1, y para graficar parte 2, al usar un registro tipo B; ocurrencia por oportunidad.

(Galindo, etal., 1980)

Entradas populares