DIAGNÓSTICO CONDUCTUAL

Ribes (1975) proporciona algunos elementos relacionados con el diagnóstico conductual cuando afirma que a diferencia de los esquemas tradicionales del diagnóstico, en el análisis conductual aplicado el diagnóstico se efectúa en términos estrictamente funcionales, independientemente de la causa o causas orgánicas y ambientales del retardo.

Es fundamental señalar los determinantes actuales que controlan el retardo en el desarrollo. La manipulación de dichos factores permite suplir las deficiencias y establecer conductas cada vez más complejas. Más adelante añade: Así, para el diagnóstico funcional del retardo en el desarrollo, es necesario efectuar un análisis de los repertorios que posee el sujeto, averiguar cuáles son los factores ambientales que los controlan, saber ante qué reforzadores responde y, lo más importante de todo, señalar cuáles son las conductas que habrán de establecerse. Se prescinde por completo de rótulos, pues no interesa darle un nombre al problema, sino determinar sus causas funcionales.

En primer lugar, en el desarrollo de todo retardo está implícito un déficit; la primera parte del diagnóstico funcional debe ser, por consiguiente, determinar la conducta actual del sujeto, A esto se le denomina determinación del repertorio de entrada. Si sabemos qué conductas presenta el sujeto, podemos planear un programa de rehabilitación completo o prostético, que supla cada una de las deficiencias de las características conductuales del sujeto.



Eibes, 1975

Entradas populares