miércoles, 3 de julio de 2013

Imitación


Una las formas en que los niños aprenden una conducta, ya sea problemática o adecuada, es por medio de la imitación de las conductas que observan en las personas con las que conviven, sean éstas sus padres, hermanos, amigos, vecinos, etc., y también mediante la imitación de los artistas y personajes que observan en la televisión y el cine; así, vemos que los niños muy pequeños dicen y hacen las cosas tal como sus padres las realizan, conforme los niños se desarrollan, sus modelos cambian o se amplían hacia los artistas, amigos, personajes del cine o televisión, líderes de su escuela o vecindario, etc. El viejo adagio que dice: “el que con lobos anda, a aullar se enseña” es muy aplicable a los niños que pueden aprender a fumar, a beber en exceso, robar, pelearse, decir groserías, insultar, etc., si éste es el comportamiento que observan en las personas con las que conviven directa o indirectamente. En relación con el comportamiento del padre, resulta muy difícil predecir qué aspectos de éste serán imitados por su hijo, los padres deberán prestar mucha atención a su conducta frente a su hijo puesto que será sumamente difícil modificar el comportamiento de un niño cuando uno o ambos padres realizan el mismo tipo de conducta problemática que el niño presenta. Si algún padre tiene realmente la intención de ayudar a su hijo a mejorar su comportamiento y descubre que él mismo posee problemas tales como malos hábitos en su alimentación, orden, aseo, forma de tratar a su familia, convivencia social, etc., le recomendaríamos que elimine primeramente tales problemas en su persona para después modificar con éxito la conducta de su hijo, de otra forma, no conseguirá resolver los problemas que presenta el niño.
Publicar un comentario

Entrada destacada

ANÁLISIS CONTINGENCIAL

El análisis contingencia es un sistema y una metodología para el análisis y modificación del comportamiento. Como sistema permite analiz...