Registro tipo A: anecdótico

Este registro se emplea, por lo general, como un primer paso para comenzar a observar una conducta. Es un registro casi indispensable, anterior a cualquier otro registro más específico.
Con él se obtiene información sobre una gran cantidad de conductas y se tiene una idea de las variables que las están controlando; asimismo, da una idea de la frecuencia de algunas conductas y de las posibles categorías conductuales, y ayuda a seleccionar el tipo de registro que se ha de utilizar posteriormente.

Si las conductas son peligrosas debe omitirse la evaluación inicial.

Consiste en anotar, en términos de conducta observable, todo lo que ocurre en una situación específica, durante el periodo de observación.

A partir de las observaciones se definen las categorías de las conductas que se considera necesario registrar; para esto se divide el protocolo de registro inicial en una escala que incluye antecedente, conducta y consecuencias, para analizar de esta forma las condiciones en las que se produce la conducta de interés.

        Modelo del protocolo para analizar los datos obtenidos con un registro tipo A; anecdótico.

Sus limitaciones más obvias son que el observador no puede registrar todo lo que ocurre y que lo que se anota depende de la experiencia del registrador; por otro lado, es difícil computar la confiabilidad y cuantificar las conductas registradas.

Los datos de este registro no se pueden graficar.


(Galindo, et al., 1980)

Entradas populares